25.12.11



Este sur que tanto ansiaba,
Este abrazo que te ocupa,
Esta voz escrita en servilletas
Como hace tiempo no escribía,
Esta noche en andas detrás de tu luz,
Tu voz inolvidable, es el mismo sueño
Que alguna vez soñé
Ya no sé cómo ni dónde,
Porque si alguna vez busco los pájaros
Que me devuelvan a la tierra,
Prefiero hacerlo en tus manos
Desde tu risa al horizonte,
Justo al norte de mi sangre,
En la boca exacta del amor.



                                 Diciembre 23 Café La Orquídea (¿Almagro?)

30.11.11


Cuando Ernesto Cardenal habla, el zorzal del pino a  un costado de la galería en que conversamos, trina enloquecidamente. Cardenal habla de revolución y poesía. El zorzal gorjea tribulaciones de cuando el hombre olvida sus pájaros. Y se oyen los dos, uno a otro, en este enero caluroso de 2011 en la ciudad de Cosquín. Una respuesta como un disparo, un gorjeo. Como en plena revolución.



La expectativa por el encuentro con Ernesto Cardenal es prácticamente la misma que la de un imaginario encuentro con Fidel Castro o aún más, con Ernesto Che Guevara. Es decir, hablar de Latinoamérica con quienes han sido precisamente el pulso más exacto de la lucha por la construcción del continente, por los sueños de libertad e independencia a través de la confrontación armada, la tan poco deseada para algunos, Revolución. Para otros en cambio, esa Revolución era la que algún día nos podría ofrecer un sentido de pertenencia, la que nos devolvería al menos en parte los sueños rotos, la sangre de los castigados, aquello que intuitivamente sabíamos que nos estaban robando aunque no pudiéramos definir en términos precisos qué, y sin embargo nos dolía. Aquella Latinoamérica que leíamos pese a las prohibiciones, aquella que escuchábamos pese a la censura en la voz de Víctor Jara, en la Canción con Todos de Armando Tejada Gómez, en el Informe de la Situación de Víctor Heredia, o aquella a la que volvían todos los días –llegados ya los ochenta- los exiliados que nunca supimos en qué momento habían debido transformarse en desterrados para poner a salvo la nariz, las ganas de seguir adelante, el arte, o la música.




(Ver Nota Completa en Obra Periodística)

31.10.11


"Otro Cantar" 



Lisandro Aristimuño, uno de los artistas invitados
Fotografía Gentileza Eduardo Fisicaro



       A poco de sus presentaciones en el CAFF (Club Atlético Fernández Fierro) en Capital Federal, el diálogo con la artista surge natural, distendido y se expande siempre reflexivo y certero.


      Callecitas empedradas, canteros florecidos, paraísos, jacarandaes, tardecitas y noches muy activas. El barrio del Abasto se impone por características propias. Mucho joven en peñas circundantes, cigarrillo, cerveza, música y una suerte de jolgorio sano del fin de semana. Es primavera recientemente florecida, y en buenos aires eso se palpa fácilmente. Hay un renuevo extraño flotando en el aire mezcla de gran ciudad y barrio con esperanzas de no perder la cuadra amiga, el gato en el tapial, la penumbra arbolada que supone un aroma a flores todo el tiempo, en cualquier momento.

     Más allá se oye un bullicio distante. A mayor verdad, música de fondo y charlas, risotadas, cada vez más cerca, hasta dar con un bostezo de portón de chapa, luces de colores, y al final de un ancho pasillo, una boletería. Esto es el Club Fernández Fierro. Sitio mágicamente musical a pocas cuadras de Avenida Corrientes. Un trozo de barrio urbano, recortado entre farolitos de colores, telas media sombra para no ver, y no tanto, el show gratis a través de una abertura amplia en el costado. Noción de cierta trampa futbolera o de vecinos asomados para al menos oír, cuando no se puede pagar la entrada. Aquí se presenta el nuevo disco de Teresa Parodi, Otro Cantar, que haciendo honor a su nombre, se ha escapado del protocolo de las salas de teatro o el lleno de un estadio, para encontrar el abrazo afectuoso, el saludo entrañable de los amigos compartiendo el  vino y algunas empanadas. 

      Y si de amigos se trata, a Teresa no le falta la presencia de algunos de los suyos, entre otros, Vitillo Ábalos, Marian Farías Gómez, Mónica Abraham, y la Bruja Salguero. Tal vez sea este mismo “el otro cantar” que nos hace tanta falta, sin tanto artilugio escénico para recalcar una vez más, que el músico popular debiera guardar la impronta de su identidad. La misma que le permitió alcanzar una estrella más de las que todos alcanzamos normalmente. Así comienza esta mágica noche de recuperar la noción de disco en nada más y nada menos que un club de barrio, el espacio donde tal vez sea más real la posibilidad de devolverle al hombre de pueblo su noción de ser, la música de su región distante.

(Ver Nota Completa en Obra Periodística)



23.10.11


En casa de Hamlet Lima Quintana con Luisa Neves Lagos, su esposa, y Dora Giannoni



La vieja Grundig que tantas cosas y tantas intimidades dijo y guarda

En el escritorio de Hamlet recorriendo memorias

16.9.11

Reencuentro en la Llanura
Secuencia XI
(Ver completo en Obra Literaria)








15 de Septiembre de 2011

Yo sé que nombrarte no tiene la magia de los hechiceros
Para volverte a la mesa y al vino compartido,
Que todos estos versos que hasta el momento
No había escrito nunca, son apenas ideas extrañas,
Impalpables asomos de vergüenzas frente al espejo
De mirarnos en tu sombra. (...)

23.8.11

Video Cumpleaños de 15 de Maga

Las ciudades tienen ese tipo de soledad que hace que una persona sola camine por las calles solas esperando ser hallada por alguien mientras sobre la avenida los coches corren a encontrarse con los colectivos y los colectivos solo dios sabe qué destino fatal de barrio desolado deparan a los que consumen en el centro barritas de chocolate, tortas a las 22:00, sándwich de miga para los gay que comen tomaditos de la mano como si para ser gay fuese necesario comer sándwich de miga tomados de la mano en el kiosco sobre la avenida. El amor no es gay ni exhibicionista. Es amor.

La memoria no desaparece, afiche con dibujos del gordo Mattalia, Raúl Gómez Gobernador (y Juan Pérez?), De Rusia show sobre hielo. Los delivery son peste. Los edificios Aconcagua ya no producen nada ni tienen efecto de montaña porque desde lo alto ya nadie dice nada. Liquidación of shore, tomar café con rosquillas es fashion, y mientras tanto la avenida va. Siempre adelante, mientras a los costados la esperanza paga el parquímetro. (¿Es éste el mismo planeta?). El taxi ya no te lleva, está ocupado. Y los linyeras siguen siendo el saldo inevitable, el grito aislado, la locura de lo inadvertido.



Córdoba 04/2007




7.8.11

La Cuchara

(Canto General)


Sagrada homilía de los inviernos
Cantaste tu paciencia en gotas
Con que el domingo muele recuerdos
Como las madres tañen su pañuelo
De amores de plata.
En los secretos del delantal (...)

Ver completo en Obra Literaria

4.8.11

Secuencia VIII


Voy y vengo.
Sin decirlo voy y vengo de la noche hasta tu boca,  
a tus jazmines lejos que andarán por el aire aromando las avenidas,
las injusticias de tanto niño roto y puesto a sonreír pese a todo sobre los edificios,
los volcanes, los abandonos, las muertes anticipadas, las baladas tiesas contra el piano;
voy hasta tus manos de ronda y tizas con el café humeante del día que te antecede,
y me reencuentro con tu fantasía en blanco y negro, antes de ningún camino nuestro;
juego a la payana entre tus besos y vos me das las manos de desvestir mi boca.
Tus manos de acariciar angelitos hasta dibujarles alguna casita en el pecho
que tenga verdes a porfía, tejas avergonzadas por donde el sol entra de todos modos
y los empuja hacia tu regazo buscando aromas de mamá de siempre, de nunca antes,
tus manos de saludar hasta mañana con un beso al viento y otra vez todos los jazmines,
todas las batallas todos los gobiernos todos los esclavos todos los amores extraviados
en el fondo del bolsillo, en los días de guardapolvo blanco y escarapela que nos devuelve
la patria que alguna vez quisimos para poder encontrarnos y sentirnos de este modo
tan absurdo y tan real que ningún camino podría habernos encontrado, de esta forma
tan sencilla y tan vos y tan yo que ningún prestidigitador podría haberla hallado
si vos no sonreías y yo no cruzaba el andén de la locura para envolverte los dolores
y que vos me acaricies las calles agrietadas, los pueblos desolados, este mar vacío
que siempre tuve disponible para abrazarte y que te quedes en mi viento con tus jazmines
y yo me quede entre tu arena dibujándote castillos, casitas en el pecho de tejas avergonzadas
y verdes a porfía por donde el sol va a seguir entrando de todos modos todos los días
tan sol y tan jazmín, tan pueblo y tan arena que ya no vamos a poder dejarlo,
ya no vamos a dejarlo.

31.7.11

VIRTUD DE LOS CIEGOS


A veces,
ocurre por el invierno,
que uno se muere de pájaros;
que incendia de luna su casa,
y sale después, a andar la memoria
de las cosas que ha perdido.

Un verso temprano,
una raíz,
alguna hamaca;
cosas que uno
no puede dejar de perder
por conservar el horizonte así;
tan utopía y tan esperanza,
que al voltear,
con el silencio en los hombros,
la tarde se vuelva distancia
de nosotros
a nosotros mismos.

Entonces,
herido de ocaso y de vergüenza,
uno silba de tan solo
que atrás,
al sur,
la noche devora su ofrenda
de sangre, paloma,
y ausencia.


A veces,
por el invierno,
me tiembla una sed
de espanto.

27.7.11



Homenaje a la ternura

"¿Pero cómo hará Luisa para inventar tanta ternura todos los días?"

Hamlet Lima Quintana


3.7.11

Lo que dicen los autores lo discuten los filósofos,
Lo que dicen los filósofos lo discuten los economistas,
Lo que dicen los economistas lo discuten los políticos,
Lo que dicen los políticos lo discute el pueblo,
Lo que dice el pueblo lo discuten los que sueñan otro pueblo,
Lo que es indiscutible se ejecuta,
Lo que se ejecuta sin ser discutido es subversivo,
Lo que es subversivo se prohíbe,
Lo que se prohíbe es transgredido
Lo que se transgrede se vende y se consume
Lo que se vende y se consume se legaliza,
¿No estaremos un tanto histéricos?

24.6.11

Y NOSOTROS QUÉ?


Veo el progreso en las ciudades
Y este modo de atravesar con la lanza del consumo
El costado más bruto del pensamiento humano,
Que me nombro y me digo:
¿Aquel, este, nosotros, vos o yo?,
¿Quién sostiene las manos de dar abiertas,
Invencibles frente al pecado de la ostentación?
¿Quién vence al dragón a fuerza de mirada plena,
De corazón sin dudas?
Quien ha puesto esta manera de servir
Al alcance de los más desprotegidos?
¿Y quién, con un gesto heroico
Podrá rescatar o salvar ya no a los pueblos,
Sino al Hermano, al semejante,
De este oscuro socavón, de esta fiebre eterna
De No Ser, de este silencio
En el que una caricia se desprecia
Por el valor de un teléfono?
Entonces te nombro y te digo:
¿Aquellos, esos, ellos, los otros, ni vos ni yo?,
Alguien dejó de caminar el país
Y de sentirse Americano a la orilla de los pueblos
Donde el azúcar es un milagro y la leche
Solo un aroma y un sabor a cosa extraña;
Alguien tiró de la cuerda que sostenía el abrazo,
El pan con los amigos y la sonrisa al sol,
Y este país ya no es este país
Ni tampoco el otro que pretende ser.
Alguien asesinó con la sospecha
Las ideas distintas, el clamor por los derechos,
El nombrar los innombrables, la desobediencia;
Alguien prohibió con el secuestro
El derecho a la Memoria, la denuncia de la sangre,
El bramido en el cielo de la pobreza;
Alguien torturó con el sistema,
Alguien supo de los torturadores;
Alguien calló y sigue callando,
Alguien nombra y sigue nombrando;
Alguien sospechó y sigue sospechando,
Alguien secuestró y sigue secuestrando;
Alguien como ellos merece ser nombrado,
Ya es hora, ya es el grito,
Ya es tiempo de volver a mirarnos
Y encender nuestro fuego arriba,
Con las manos puestas en el continente.

28.3.11

Con Leda, Quique Pesoa, y un Flor de Peludo (el vinito elaborado por Quique) en Hostería La Merced. El vino, mutis por el foro.



Guitarreada con Edgardo Ferrucci y primos en Puerto Gaboto



Rufino Conde, Mario Herrera, Ferrucci y el Gran Memo 
Posada de Tito Lucas Febrero 2011



Con Amigos de la música y el canto, Warmi, Anibal y Pablo


Junto a Antonio Preciado (Ecuador), su esposa Teo, Dora Giannoni, Modesto López (México), y Gloriana Tejada ENERO 2011

Con Ernesto Cardenal, Jorge Boccanera, y compañeros periodistas





 "De Poetas y Bramidos"
(Poema de Benjamín Malamud - Pediatra -
Ver completo en "De los Amigos")

Ruge el Cosquín y es noticia…
Luego de la derrota en Malvinas
volvió “la democracia”
Pero no todo quedó resuelto
El “nunca más” dio lugar
Al “punto final y la obediencia debida”
Y luego la impunidad menemista.

Un poeta local, rosarino de origen
nuestro Miguel Hernandez,
Un “simple” poeta que sorbía la savia creativa
De los dones naturales y las conciencias
Que había escrito: Lo simple es devastado,/Lo simple no se entrega
/Lo simple es confiscado,/Lo simple vive/Lo simple es sospechado,/
Lo simple observa/Lo simple es mutilado/,/Lo simple no calla
Lo simple es silenciado,/Lo simple sigue.
No aprendió a callar, lo que surgía de su fértil convicción.

No pudo callar que allí donde se cantaba
A la madre tierra, un sádico criminal,
Fuera considerado, “periodista”…
Y no un experto torturador de cuerpos y almas
El asesino confeso de Bauducco,
Militante y estudiante de …periodismo…

Y como Miguel no pudo callar…
Participó de un “escrache”.
No otra cosa, que un llamado a la conciencia
De adormilados y anestesiados vecinos
De un pueblo que abandonaba sus valores
Sus antiguas convicciones de libertad y progreso.

Raptaron a su esposa
Ultrajando su pudor y su cuerpo
Y entre vituperios y amenazas gritaban:
"Esto es para Miguel Hernández, que se deje de joder"
Lo más doloroso fue el silencio cómplice
Del “por algo será”, “se la buscó”.

Silencio del Concejo Deliberante…
De la justicia injusta: “delito de instancia privada”
Lo indefendible se ocultaba en una radio
Mucha impunidad… a su disposición.




CAIO VIALE presenta su nuevo CD

“Sobre la Vida”

CAIO VIALE-

Músico, compositor, intérprete, arreglador y director rosarino- presenta su nuevo CD titulado “Sobre la Vida”.
En él, como siempre, Caio musicaliza la totalidad de los temas. Entre ellos se encuentran las letras de Néstor Merigo: “Pungueño tomillero”, “Zamba del que se ha ido”, “Siempre el vals”. El tema “Sobre la vida”, que da nombre al compacto se basa en la letra del texto del gran poeta turco Nazim Hikmet. También Caio musicaliza las letras de: Carlos Pérez Berlanga -El Negro de la guitarra, La visita de la copla- , Miguel Angel Hernandez - El niño y el viento-, Edgardo Gilli / Armoldo Liberman -Más acá del Dolor, Camino en la memoria, Sr Psicoanalista-, Claudio Sesín - Gracias le doy al destino-, y de Gustavo Roldán -Sobre un largo camino mojado-. Además Caio presenta temas con letra y música de su autoría como Los dos caminos, Carta a mi gente, El beso inesperado.
La trayectoria musical denota una especial sensibilidad, un permanente compromiso social (razón por lo que padece el exilio durante la última dictadura a los veintitrés años), sumado a los estudios adquiridos (Escuela de Artes, Fac. de Córdoba; Escuela de Música, Fac. de Rosario; y los estudios de Contrapunto y Armonía con Mtro. Agustín Alesio), se ponen al servicio de nuestras raíces culturales, con la naturalidad de quién convivió siempre con ellas.
En Argentina posee las otras producciones discográficas con canciones de su propia autoría: Caio Viale (Sello Redondel), ¿Quiénes somos hoy?, Pueblo sin tiempo.
Compositor también de “Memoria”:Tangos y canciones en el exilio con poemas de Edgardo Gilli, Arnoldo Liberman y Horacio Salas ( en España). Es autor de la versión guaranítica del Himno Nacional Argentino, presentado en el escenario mayor del Festival Cosquín ´93 y actualmente presentado como una de las versiones de Presidencia de la nación.
Arreglador discográfico de “El loco de la vía” de Rafael Amor; “Canto a pesar de...” Cayetano Morales y de la Producción del folclorólogo salmantino Angel Carril en España y Orquestador en “Rumores indelebles” del Conjunto Madrigal en Argentina. Acompañó a figuras muy destacadas en el plano internacional como Alfredo Zitarrosa, Mercedes Sosa, Olga Manzano y Alberto Gambino.

PROXIMAS PRESENTACIONES DEL NUEVO CD “Sobre la vida”




EL HOMBRE QUE CANTABA

a Rafael Amor, hermano del alma
25/09/2005

Partió la mañana en dos
con un mordisco a la nostalgia;
su corazón le hablaba,
y él, a solas con su pena,
dividió el dolor en dos mundos;
el de más allá,
y el de más acá.

El de más allá lo envolvía
en sábanas memoriosas
de empedrados y farolas;
en sótanos adolescentes,
donde el vino y la ginebra,
inundaban la desfachatez
de la muerte asesinada.

El de más acá,
era un sol amargo
detrás de la distancia.

El de más allá era un barco
calentándole las manos
en el susurro del mate.
El de más acá le nacía
entre ramas de tristeza;
con una raíz sonora
de pan niño, y hambre grande

Partió la mañana en dos mundos,
como quien alza la bandera
de la vuelta a la manzana.

Rastros del grito

Rastros del grito 04 de julio de 2013             I Mirar hacia adentro, Y encontrar al Armando que supo nacernos A la sang...