23.11.12



De "Reencuentro en la Llanura"



II

Una tarde hallé tu voz de zamba amanecida;
Yo andaba en una luz temprana
De cuerdas y asombros emplumados
Buscando a tientas el sur de estos mismos sueños,
Con mi memoria a la mitad
Y todo un pueblo en viaje hacia el futuro.

Pensaba en mi tierra,
Desgranaba el campo en mi mirada
Hasta alcanzar el verde, los árboles solos,
El espacio abierto en tajos por sobre los molinos,
Las golondrinas celebrando su regreso,
Y el cereal creciéndome en la sangre.

Entonces no lo sabía, no había llegado a sospechar
Este idioma tan lejano y tan pariente
Que me volvió a la canción
Con un ademán de oficio sacralizado,
Y por cada vez que una paloma
Me alcanza tu nutriente celestial,
El cielo me siembra raíces en esta ceremonia
De andar con tu luz y con tu sombra
Buscándome las manos, dibujando mis pájaros inexactos
Y mis semejanzas.






Ocurre también que un 11 de octubre,
Uno de esos de esos días en que recobramos
Nuestra conciencia más audaz, y somos capaces
De alzar la voz en un mismo grito que esté de acuerdo
Con nuestra simiente y nuestra luz,
Y este rastro asesinado que nos viene siguiendo de cerca
Para expropiarnos la sangre; uno de esos días digo,
Salí a buscarte en el plumaje oscuro del zorzal,
En las arenas de la playa que nos besó el abrazo y el viento
Con que después deberíamos anunciarnos al futuro;
Empujar la pesada puerta del desencuentro,
Repatriarnos la memoria cada día y cada mes,
Desterrarnos la voz y la mirada para volver a nacerlas,
Y salir a la dimensión paralela en la que, ni el camino
Ni todos los genocidios que están y que vemos,
Podrían someter al escarnio porque en el otro reloj,
El que desanda las sombras junto a nosotros,
Se encuentran los veranos del poleo y la alfalfa,
Que todavía nos quedan pendientes.

19.6.12



De "Cielo Arriba"


                 II


Vuelvo ahora al silencio,

Este andar de abejas por el aire,
Recorriéndome el origen y el futuro.
Vuelvo a pensar en Punilla,
Miro a lo lejos la Pampa de Olaen,
Y digo que en esta tierra el Puno,
Entregaba al sol su asombro y sus manos,
De la misma forma en que lo hicieron
El Inca y el Maya en su simpleza de oro (...)


Ver Completo en Obra Literaria

7.6.12

Pablo Ziegler y su Quinteto en Prueba de sonido
Teatro del Libertador - Córdoba - 
05 de Junio de 2012








De "Reencuentro de la llanura"


Lo que ocurre aquí lo sabemos todos,
Porque sucede que los niños van descalzos
Del amor hacia el futuro,
Y los ancianos han envejecido en la ilusión
De un salario justo; de visitar al médico
Cuando el espanto los ciega y los aturde. (...)

(Ver completo en Obra Literaria)

8.4.12

De "Cielo Arriba"


                                       V

Está claro que la vida es esta pasión que nos atraviesa
hasta el mismo clavo que nos hiende la herida fría
de atravesar años, caminos, lluvias, follajes,
permanencias y silencios    (...)


Ver completo en Obra Literaria

10.3.12



Hay días en los que siento que me caigo en un agujero profundo, en una especie de horma como un queso fundido y caliente que después de juntar restos de migas, de sol en la mesa, de llovizna del fin de semana, de alas de moscas y polillas despellejadas por las arañas, se vuelve a juntar y a espesar  hasta volcarse caliente en el molde de los días. Esos en los que, obviamente no me siento bien y necesito dejar correr todo de la misma forma en que el agua se escapa por el suelo y me inclino y caigo y me vomito en el fondo de cada uno de esos días hasta que me miro nuevamente.
Todos hemos abandonado algún juego por la mitad, incluso el que más nos comprometía cuando parafraseábamos a Antonio Machado con aquello de “caminante no hay camino”. Y sin embargo los hubo a fuerza de golpe y traqueteo y sangre y espera y lágrimas y jazz por la noche en otro sitio lejano que nos recordaba cuánto amábamos la trompeta desde que éramos pequeños y supimos que el blues posibilitaba la libertad, entonces despreciamos el jazz blanco y pasamos a admirar a los negros. “Vos sos traicionero como todos los blancos” le había dicho ella mientras lo observaba furibunda desnuda de pies a cabeza. Hubo excepciones claro, pero el desprecio por la libertad existió siempre desde que existieron los blancos en desmedro de los negros. Algo así como la noción de gobierno del peronismo y el radicalismo; una secesión eterna del olvido y el perdón, del dolor y el avasallamiento. Y así no se gobierna nada ni a nadie.


(Ver completo en Obra Literaria ) 


1.3.12

Buenos Aires
Feria del Libro 2011 - 



Con Sergio Avasolo, Presidente de Patria Grande Coop. de Trabajo Ltda.


Sergio Avasolo y la Gente Necesaria


Fotos Gentileza Alejandra de Dios

Rastros del grito

Rastros del grito 04 de julio de 2013             I Mirar hacia adentro, Y encontrar al Armando que supo nacernos A la sang...